Preadolescencia: Problemas habituales

Posted in 15 - Guía para los padres, Preadolescencia


A los 8 ó 9 años el preadolescente no causa problemas especiales. Seguramente será ruidoso, olvidadizo e inquieto; pero también franco, leal y amistoso.
Luego, a los diez u once años, empiezan los problemas. Los niños comienzan a preocuparse por su apariencia personal y otras características externas. Algunos niños se sienten molestos si son más bajos que las niñas de su misma edad. Y al mismo tiempo estas niñas se sienten confusas e inseguras por su estatura excesiva y caminan encogidas para disimularlo.
Ambos, niños y niñas, se enorgullecen de su desaliño. La indumentaria ideal para una niña de esta edad muchas veces consiste en nikis, camisas —pertenecientes a su padre o hermanos- colgando fuera de los pantalones, pies descalzos y unos pantalones vaqueros descoloridos. Los niños se dedican a cortar las mangas de sus nikis. Otros se dejan crecer el pelo. En los rincones de su habitación diariamente se amontona ropa sucia.
No es preciso alarmarse. Esta es una etapa que pasará. Los padres deben limitarse a conservar intactas las relaciones con sus hijos. Y sobre todo no deben reñirle constantemente.
También es ahora cuando surgen problemas tales como el acné, la obesidad, la delgadez. (Sobre cada uno de estos temas hay un artículo en la Guía Médica). Aumenta la tendencia del niño a apartarse de la familia y se acerca cada día más a su pandilla. Todo parece un “problema especial”. Pero existe un problema potencial que merece una atención particular.
A esta edad los niños ya deberían saber los hechos básicos de la procreación. Y ahora empiezan a hacer preguntas más específicas sobre hechos que conciernen a la reproducción humana. Lo ideal sería que el niño se presentara libremente preguntando lo que desea saber sobre el tema. En este caso los padres deben informarle debidamente. Conviene que no le hablen en términos generales sobre el sexo. Ni que tampoco le llenen la cabeza de ideas vagas sobre la procedencia de los niños y del lugar de su desarrollo.
Es necesario informarle acerca de su cuerpo, de sus funciones y de lo que va a suceder en los años posteriores. Es importante, aunque su desarrollo sexual no se presente hasta un año después. Es imprescindible que el niño preadolescente esté preparado emocionalmente para lo que le va a suceder antes de entrar en la adolescencia. Así evitará todo temor o ansiedad.
Es especialmente importante que los niños estén al corriente de las nuevas sensaciones y crecimiento que experimentarán los órganos de su cuerpo. Las niñas deberían saber lo que es la menstruación antes de que les sobrevenga. Los chicos, naturalmente, también deberían conocer algo de este proceso. (Para información detallada véase menstruación en la Guía Médica).
La masturbación es un problema que preocupa excesivamente a los padres. Aunque son muchos los chicos y chicas que se masturban, no debe ser motivo de represión sino de consejo (ejercicios físicos, deportes, etc.).
La masturbación es fruto de un instinto que puede canalizarse.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.