Mi ojo por fuera

Posted in 14 - Cómo soy yo, Yo por fuera y por dentro


¡Ay! Me ha entrado algo en el ojo. Yo no lloro, pero mi ojo sí. Llora igual que cuando estoy triste. Esto pasa siempre que alguna mota de polvo o suciedad atraviesa mis pestañas y entra en uno de mis ojos. Las lágrimas sirven para lavar el polvo o la suciedad.

La verdad es que en mis ojos siempre hay lágrimas. Por eso parecen tan brillantes. Las lágrimas salen de unas glándulas que hay detrás de los párpados. Cuando parpadeo, mis párpados extienden las lágrimas por mis ojos. Las lágrimas limpian mis ojos y los mantienen siempre mojados. Si estoy un rato sin parpadear, mis ojos empiezan a picarme. Esto pasa porque se secan y necesitan más lágrimas.

Si yo pudiera mirar detrás de mis párpados, vería que mis ojos son redondos como pequeñas pelotas. Mis ojos están colocados en el cráneo. Alrededor de mis ojos hay huesos y capas de grasa que los protegen. Cuando algo me da un golpe en la cara, los huesos lo paran y mis ojos no se dañan.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.