Gammaglobulina, Ganglios, Garganta, Glándulas, Gripe, Grupos sanguíneos

Posted in 15 - Guía para los padres, Guía médica


Gammaglobulina

Es un componente del plasma, que a su vez forma la parte líquida de la sangre. La gammaglobulina contiene anticuerpos que ayudan al organismo a luchar contra las infecciones. En el momento de comenzar una

infección, la gammaglobulina se prepara para vencerla y en algunos casos, una vez desapareci­ da la infección, queda suficiente gammaglobulina en el organismo para prevenir que el niño recaiga en la misma enfermedad. Este es el motivo por el cual es muy raro que una enfermedad, como por ejemplo el sarampión, se tenga dos veces y que se recurra al suero de convaleciente para pre­ venirlo.
La gammaglobulina sérica stock es la que se obtiene de varias personas y puede ser inyectada a un niño susceptible de contagiarse de una en­ fermedad por haber estado expuesto a ella. Así, por ejemplo, el médico inyectará gammaglobulina a un niño que estuvo expuesto a sarampión o a una hepatitis. La inyección puede evitar la en­ fermedad o hacerla más leve.
Algunos niños tienen una falta total de gam­ maglobulina. Estos deberán recibir inyecciones periódicas de la sustancia en cuestión.
Véase también Alergia; Enfermedades contagiosas; Vacuna de la viruela; Virus

Ganglios linfáticos

Es uno de los me­dios de que dispone el organismo para luchar contra las infecciones. Están distribuidos por todo el cuerpo, pero se localizan principalmente en el cuello, axilas, codos, ingle, abdomen y pe­ cho. Normalmente los ganglios linfáticos tienen un tamaño que oscila entre el de un guisante y el de una ciruela. Sin embargo, cuando luchan con­ tra una infección, se agrandan e inflaman al reco­ ger y destruir las bacterias y rellenarse de leu­ cocitos prestos a la lucha.

Los ganglios del cuello, axila e ingle pueden palparse en caso de infección.
  • Si la garganta, amígdalas o encías se infectan, los ganglios linfáticos del cuello se inflaman. Las paperas también pueden producir su inflamación.
  • Si la infección se presenta en las manos o los brazos, se inflaman los ganglios linfáticos de los codos y axilas.
  • Si la infección se presenta en las piernas o los pies, lo hacen los de la ingle.
  • Cuando se inoculan vacunas, los que se infla­ man son los ganglios linfáticos que rodean la zona de la inyección.
  • Si el sarampión, la escarlatina o alguna otra infección afecta todo el organismo, se inflaman los ganglios linfáticos de todo el cuerpo y en al­ gunas infecciones como la rosa y la mononucleosis, permanecen inflamados durante algún tiempo después del período agudo.

La leucemia, la enfermedad de Hodgkin y otras enfermedades malignas del sistema linfático pue­ den producir también inflamación de los ganglios linfáticos.
Es bastante fácil notar la inflamación de los ganglios linfáticos del cuello, axila e ingle. En caso de apreciarse, es mejor llamar al médico. Como sea que, generalmente, la inflamación es causada por una infección, los antibióticos suelen ser el medio más seguro para eliminarla. A veces, los ganglios linfáticos, combatiendo infecciones, for­ man abscesos. En tal caso el absceso puede des­ aparecer aplicando calor a la zona inflamada aun­ que, según las circunstancias, el médico tendrá que recurrir a una incisión para dar libre salida al pus.
Véase también Absceso; Adenoides; Amigdalitis; Dolor de garganta; Enfermedades contagiosas; Fiebre; Inmunización; Leucemia; Mononucleosis.

Garganta. Inflamación causada por una bacteria de tipo estreptocócico.

El niño que ha contraído este tipo de enfermedad tiene fiebre, está débil y le

En el niño con una infección en la garganta, causada por una bacteria de tipo estreptocócico, pueden aparecer unas placas localizadas en las amígdalas de color amarillo, gris o blanco, de un material membranoso.

duele la garganta, especialmente cuando traga. Se le inflaman los ganglios linfáticos del cuello y en las amígdalas aparecen manchas amarillas, grises o blancas.
Si no se ataja inmediatamente la enfermedad, puede derivar una fiebre reumática, una nefritis u otras enfermedades graves. Por esta razón se debe avisar al médico en cuanto se adviertan en el niño dificultad al tragar la saliva y dolores de garganta intensos y persistentes acompaña­ dos de fiebre.
Los síntomas son los mismos que los del do­ lor de garganta producido por un virus. Para de­ terminar si se trata de una infección vírica o estreptocócica es necesario analizar las secrecio­ nes de la gargarita del niño. Normalmente la in­ fección estreptocócica será tratada con anti­ bióticos.
Es una enfermedad contagiosa, por lo que se debe aislar al niño de los demás miembros de la familia.
Véase también Dolor de garganta; Enfer­medades contagiosas; Fiebre reumática; Ganglios linfáticos; Nefritis; Virus

Genes

véase Herencia

Glándulas endocrinas.

Las glándu­las endocrinas producen sustancias químicas vi­ tales, llamadas

Cada glándula produce hormonas que regulan varias funciones del organismo.

hormonas, que regulan el creci­ miento y otras varias funciones del cuerpo. Las glándulas endocrinas se llaman también glándu­ las de secreción interna ya que vierten sus hor­ monas directamente al torrente sanguíneo, sin mediación de otros conductos.
La glándula endocrina “central”, reguladora de todas las demás, es la hipófisis o glándula pi­ tuitaria. Tiene el tamaño de un guisante y pro­ duce varias hormonas que regulan el crecimiento y actúan sobre otras glándulas endocrinas (tiroi­ des, suprarrenal y glándulas sexuales).
La glándula tiroides produce la hormona ti­ roidea que regula el metabolismo (proceso quími­ co por medio del cual se absorben los alimentos).

La glándula suprarrenal produce hormonas que regulan el crecimiento, el desarrollo sexual, el metabolismo de la glucosa y la utilización de las sales. El páncreas tiene una parte que pro­ duce la insulina, reguladora del azúcar del orga­nismo.
Las glándulas sexuales producen hormonas que afectan al crecimiento y desarrollo de los caracteres masculinos y femeninos.
Gotas nasales. Las gotas para la nariz
son muy útiles con objeto de despejarla cuando se halla obstruida por mucosidades. También sirven para desinfectarla de gérmenes. Los mé­ dicos las recetan en los últimos días de un res­ friado, pero no al principio, cuando hay más mucosidades.
Sólo se usarán cuando lo aconseje el médico y en la cantidad que él especifique, ya que toda sobredosis puede ser perjudicial y sobre todo se debe evitar su uso indefinido.
Si el niño pequeño se resiste al intentar poner­ le gotas en la nariz, se le envolverá en una manta, sentándolo sobre las rodillas o echándolo en una cama. Se le rodeará con un brazo para que no se mueva y se le sostendrá la barbilla.
Con la mano que queda libre se le pondrán las gotas nasales.
Otro sistema muy corriente es sentarle en el regazo y sostenerle la cabeza entre las rodillas.
De esta manera no moverá la cabeza y podrán cogerse sus manos con una de las de la persona que lo cuida, quedándole la otra libre para intro­ ducirle las gotas en la nariz.

Granos

véase Acné

Gripe o influenza.

Es una infección causada por un virus. Hay varios tipos de gripe causados por diferentes virus, que se hallan pre­ sentes en las secreciones de la mucosa de la boca de las personas afectas. Los médicos tienen la creencia de que la gripe se extiende principal­ mente a través de la tos y de los estornudos.
Ordinariamente una gripe dura poco tiempo. Los síntomas incluyen escalofríos, dolor muscu­ lar, especialmente en la espalda, decaimiento y fiebre que puede subir hasta 40° C aproximada­ mente. El niño a veces vomita o tiene diarrea.
Generalmente presenta una tos seca y se queja de dolor en la garganta. Estos síntomas duran varios días y desaparecen gradualmente si no sobrevienen complicaciones. Después de la gripe, queda disminuida la energía habitual del niño.
Si existen motivos para creer que un niño ha contraído la gripe, se llamará al médico. Entre­ tanto, se le administrará un dieta con alimentos suaves, preferiblemente líquidos. Los dolores musculares y la fiebre se aliviarán con aspirinas u otros medicamentos antitérmicos administra­ dos a dosis apropiadas a su edad.
Las dificultades más serias de la gripe son las complicaciones que pueden presentarse. La enfermedad deja al niño muy débil y por ende, susceptible de contraer una infección del oído, una neumonía o una encefalitis o inflamación del cerebro.
No existe ninguna medicación que cure la gripe, pero los médicos recetan a veces antibióti­ cos para proteger contra infecciones secundarias.
Existen vacunas contra la gripe, pero la inmuni­ zación solamente dura de seis meses a un año y no inmunizan contra todas las clases de gripe.
En algunos casos, al inocular la vacuna, aparece en los niños una reacción (por ejemplo, fiebre u otros síntomas de gripe). Como consecuencia, los médicos no recomiendan la vacunación a me­ nos que se viva en un ambiente epidémico. Es recomendable vacunar a los niños que tienen en­ fermedades como la tuberculosis, una diabetes, una distrofia muscular o se hallan afectos del corazón o de los pulmones.

Grupos sanguíneos

A la sangre de cada persona le son conferidas por medio de la herencia unas sustancias químicas llamadas “factores sanguíneos”. Las diversas combina­ ciones de dichas sustancias es lo que determina el grupo sanguíneo, el cual se debería saber siempre.
Cualquier tipo de sangre es tan bueno y saludable como otro. Pero en caso de ser necesa­ ria una transfusión, es necesario asegurarse de qué la sangre del donante y la del receptor se mezclarán sin producir ninguna reacción peligro­ sa. Si no se mezclan, algunas de las combina­ ciones de los factores pueden provocar una aglu­ tinación de los glóbulos rojos. Esta aglutinación
obtura los pequeños vasos y puede provocar un estado muy grave e incluso la muerte. La de­ terminación del grupo sanguíneo hace que las transfusiones sean posibles y sin peligro, asegu­ rando que ambas sangres, la del donante y la del receptor, sean compatibles.
En el hombre existen cuatro grupos sanguí­ neos mayores: A, B, AB y O, además de muchos subgrupos. La sangre se clasifica además en Rh-positiva y Rh-negativa.
Véase también Factor Rh

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.